Violencia de género

Ley N° 26.485, de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollan sus relaciones interpersonales.
Argentina ha desarrollado una práctica antidiscriminatoria muy vigorosa en materia de violencia de género. En 2009, se promulgó la “Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollan sus relaciones interpersonales”, N° 26.485, que adopta un enfoque integral (tanto en relación a los ámbitos en los cuales puede ocurrir la violencia, como en relación a los diferentes tipos de violencia que pueden afectar a las mujeres), basándose en la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la violencia contra las mujeres (Convención de Belém do Pará) de 1994.

El enfoque integral de la ley implica que contemple varios tipos de violencia, sin limitarse a la violencia física. De hecho, según el artículo 4 de la ley, la violencia contra les mujeres puede ser tanto física (“la que se emplea contra el cuerpo de la mujer produciendo dolor, daño o riesgo de producirlo”), como psicológica (“la que causa daño emocional y disminución de la autoestima”), sexual, económica y patrimonial (“la que se dirige a ocasionar un menoscabo en los recursos económicos o patrimoniales de la mujer”), y/o simbólica (“la que a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos transmita y reproduzca dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad”).

Del mismo modo, el enfoque integral de la ley se refleja a través de los ámbitos en los cuales la violencia puede ocurrir, sin limitarse al ámbito privado. De hecho, la ley comprende tanto la violencia doméstica, la violencia institucional, la violencia laboral, la violencia contra la libertad reproductiva, la violencia obstétrica y la violencia mediática.

El Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) trabaja en la erradicación de los distintos tipos de violencia de género.

Una línea de acción a destacar es la promoción de la redistribución igualitaria de las tareas de cuidado, considerando que este tema no se reduce a la esfera doméstica y privada, sino que es una cuestión pública y determinante para el desarrollo del país.

Las tareas de cuidado son aquellas actividades que se realizan a fin de satisfacer las necesidades básicas para la existencia y el desarrollo de las personas, a saber: alimentar, educar, atender la salud, desarrollar tareas domesticas, entre otras. A pesar de los avances en materia de igualdad de género, esta responsabilidad continúa estando casi exclusivamente a cargo de las mujeres, impactando en su desarrollo laboral y/o personal.

En este marco, el INADI produce materiales de sensibilización sobre la temática, realiza jornadas de concientización y trabaja articuladamente con distintos organismos gubernamentales y no gubernamentales, procurando darle a la cuestión de tareas de cuidado el abordaje interdisciplinario que requiere.

A propósito de la violencia mediática, el INADI, junto con la Autoridad de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) y el Consejo Nacional de las Mujeres (CNM), crearon en 2006 el Observatorio de la Discriminación en Radio y Televisión, que cuenta con la participación de profesionales que intercambian conocimientos y experiencias en materia de discriminación, con el objeto de debatir y analizar esa temática en programas televisivos y radiales, promociones y publicidades. Asimismo, capacita a publicistas, periodistas, estudiantes de periodismo, entre otros, sobre la violencia mediática contra las mujeres.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone